Llámanos 948 20 41 89 Primera cita Gratuita

Hiperactividad – TDAH - Déficit de atención – LC Psicólogos

Llámanos 948 20 41 89 PRIMERA CITA GRATUITA
948 20 41 89 Primera cita Gratuita
Contacto

Hiperactividad y déficit de atención

Es frecuente en los adolescentes un rechazo a iniciar y asistir a terapia provocado por su miedo e incertidumbre.

El TDAH es uno de los trastornos neuroconductuales más comunes en la infancia y puede perdurar hasta la edad adulta. En la actualidad no se conocen las causas de esta afección.

Un niño con TDAH experimenta un nivel crónico de falta de atención, hiperactividad impulsiva, o ambas conductas, comprometiendo seriamente su funcionamiento diario.

Para realizar un diagnóstico, los síntomas de este trastorno deben presentarse en niveles por encima de los esperados para la etapa de desarrollo en que el niño se encuentra y deben interferir en su habilidad para funcionar en diferentes ambientes (escuela, casa…).

Se han establecido tres tipos de TDAH según el nivel y tipo de síntomas experimentados:

  • Predominantemente inatento. Es difícil para el niño organizar o terminar una tarea, prestar atención a los detalles, seguir instrucciones o una conversación. Se distrae fácilmente u olvida los detalles de las rutinas diarias.
  • Predominantemente hiperactivo-impulsivo. Se muestra inquieto y habla mucho. Le es difícil permanecer tranquilo por mucho tiempo. Los más pequeños tienden a correr, saltar o trepar constantemente. El niño se muestra impaciente y tiene problemas de impulsividad. Cuando es impulsivo, puede interrumpir mucho a los demás, quitar cosas a otros niños o hablar en momentos inoportunos. Se le hace difícil esperar su turno o atender a instrucciones. Un niño impulsivo puede tener más accidentes y lesiones que otros.
  • Combinado. El niño experimenta los síntomas de los tipos anteriores por igual.


ADOLESCENTES CON TDAH.

Es frecuente en los adolescentes un rechazo a iniciar y asistir a terapia, comunicar sus problemas, tomar medicación, así como reconocer sus dificultades a la familia y el entorno. Tras esta negativa esconden la preocupación, el miedo y la incertidumbre que sienten los adolescentes con TDAH ante su situación.

Al adolescente con TDAH le preocupa la gravedad de su situación, el riesgo de ser etiquetado (ser diferente, raro, estar enfermo), cómo le afectará a nivel social (la imagen que tendrán de él los demás, el rechazo de sus iguales), la incertidumbre ante su futuro, las posibilidades de “curación” o los efectos de la medicación.

Los objetivos de la terapia psicoeducativa con adolescentes con TDAH que realizamos en LC Psicólogos son:

  • Ayudarle a comprender mejor su situación: Que entienda qué le ocurre, que sepa ponerle nombre y acepte cuál es su papel y el del resto de las personas que le rodean dentro del proceso.
  • Descubrir y poner en funcionamiento sus capacidades y recursos personales: Cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles de cara al manejo del TDAH y cómo gestionarlos.
  • Mejorar el concepto de sí mismo, aumentar su autoestima y autoconfianza: Aprender a atribuir correctamente las responsabilidades, los logros y los fracasos para una correcta imagen de sí mismo.
  • Analizar las causas y consecuencias de su comportamiento y, sobre todo, el impacto de este en su entorno personal.
  • Corregir mitos y falsas creencias sobre el TDAH: Ofrecer explicaciones, resolver dudas y desmontar sus falsas creencias.Los mitos más frecuentes en torno al TDAH son:
    • ‘Debido a este trastorno voy a ser torpe y tonto siempre’.
    • ‘No podré tener amigos’.
    • ‘Nunca tendré pareja’.
    • ‘Este trastorno que tengo va a suponer una sentencia y una limitación para toda mi vida’.
    • ‘La medicación va a actuar como una droga y va a producir cambios en mi personalidad’.

La intervención psicológica en el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) ayuda a los niños y adolescentes a desarrollar sus capacidades cognitivas.

La terapia psicológica, resulta imprescindible de cara a aportar las estrategias conductuales y cognitivas necesarias para su correcto abordaje por parte de la familia, del entorno escolar y del propio niño.

La terapia se dirige a varios focos de intervención:

  • Cambiar los precedentes y las consecuencias de los comportamientos inapropiados para lograr modificar estos.
  • Establecer reglas claras y consistentes, lo que brinda la oportunidad de predicción de consecuentes, dando lugar a la corrección oportuna.
  • Incrementar las oportunidades de éxito en sus actividades y disminuir las situaciones de fracaso.
  • Darle valor y utilidad a las recompensas extrínsecas e intrínsecas.
  • Desarrollar el autoconocimiento: Conocer más sobre el propio desarrollo y los aspectos de la persona.
  • Abordar los aspectos problemáticos que generan malestar en la persona.
  • Descubrir las potencialidades y posibilidades de la persona.
  • Desarrollar competencias a través de métodos de entrenamiento.
  • Identificar aquellos factores (internos y externos) que generan malestar para aprender a evitarlos y/o afrontarlos.

Ponte en contacto con nosotros y te informaremos detalladamente.