Llámanos 948 20 41 89 Primera cita Gratuita

Ansiedad en niños – Psicología infantil – LC Psicólogos

Llámanos 948 20 41 89 PRIMERA CITA GRATUITA
948 20 41 89 Primera cita Gratuita
Contacto

Ansiedad

Es normal que los niños experimenten miedo y ansiedad pero, en ocasiones, se complica y debe tratarse.

Los trastornos de ansiedad son los problemas psicológicos más diagnosticados durante la infancia-adolescencia. Por esto, en LC Psicólogos actuamos para que nuestros pacientes los superen.

La presencia de ansiedad provoca una serie de síntomas que interfieren con el funcionamiento cotidiano del niño y repercuten negativamente en el contexto escolar, en el medio familiar y en la interacción social con los compañeros.

Es importante distinguir entre la ansiedad fisiológica (cuando el niño se encuentra frente a un peligro y lo que siente le ayuda a adaptarse a la situación) y la ansiedad patológica, en la que no existe un peligro inmediato o, en caso de existir, la intensidad y frecuencia de la reacción son desproporcionadas no ayudando al niño a adaptarse, sino dificultando una actuación adecuada.

Como en todo trastorno emocional, existen una serie de factores que aumentan la probabilidad de su aparición (factores de riesgo). En este caso nos referimos a:

  • Situación económica complicada
  • Agresividad y violencia en familia y/o medio social
  • Antecedentes familiares de trastorno de ansiedad
  • Inhibición conductual y social
  • Depresión familiar
  • Adicciones en la familia
  • Actitud excesivamente permisiva de los padres
  • Expectativas desmesuradas que cargan sobre el hijo una responsabilidad excesiva y agobiante

Los síntomas de ansiedad en niños y adolescentes pueden ser:

  • Inquietud motriz
  • Angustia
  • Llanto inmotivado
  • Temores irreprimibles
  • Pérdida del apetito
  • Dolor torácico
  • Trastornos del sueño
  • Obsesiones
  • Negativa a separarse de los padres
  • Rituales
  • Dolores abdominales
  • Inhibición motriz
  • Cefaleas

Estos síntomas suelen ir acompañados por un sentimiento fuerte de preocupación o por un miedo excesivo ante ciertas situaciones, así como por la presencia de conductas de evitación o escape que el niño pone en marcha para disminuir el malestar percibido y evitar el contacto con aquello que le provoca temor.

Es normal que los niños experimenten miedo y ansiedad en el curso del desarrollo ya que deben enfrentarse a situaciones desconocidas y potencialmente peligrosas para ellos; estas reacciones disminuyen a medida que crecen y adquieren competencias diversas.

En LC Psicólogos les ayudamos, llámanos.