Llámanos 948 20 41 89 Primera cita Gratuita

Técnicas de control de la activación – LC Psicólogos

Llámanos 948 20 41 89 PRIMERA CITA GRATUITA
948 20 41 89 Primera cita Gratuita
Contacto

Técnicas de control de la activación

En LC Psicólogos te entrenamos en diversas técnicas de control de tu activación.

Se suele considerar técnica de relajación cualquier procedimiento cuyo objetivo sea enseñar a una persona a controlar su propio nivel de activación sin ayuda de recursos externos.

La tensión o activación, en especial la activación emocional, puede estar producida por pensamientos, condiciones externas (ruido, calor…) o por nuestras propias actuaciones.

La relajación genera múltiples beneficios en quien la practica:

  • Disminuye la tensión muscular.
  • Disminuye la frecuencia e intensidad del ritmo cardíaco.
  • Aumenta la vasodilatación arterial generando mayor riego periférico y oxigenación celular.
  • Disminuye y regula la frecuencia respiratoria.
  • Disminuye la actividad simpática en general (reacción fisiológica de alerta).
  • Disminuye niveles de secreción de adrenalina y noradrenalina, índices de colesterol y ácidos grasos en plasma.
  • Disminuye el consumo de oxígeno y eliminación de CO2.
  • Reduce el nivel de ácido láctico en la sangre arterial.
  • Disminuye el metabolismo basal.
  • Incrementa el nivel de leucocitos con mejora en el funcionamiento del sistema inmunológico.
  • Incrementa los ritmos alpha y theta cerebrales.
  • Genera sensación subjetiva de bienestar y tranquilidad.

En LC Psicólogos trabajamos con diversas técnicas de control de la activación:

RELAJACIÓN PROGRESIVA MUSCULAR

Aunque existen diversos procedimientos de relajación, este es el más empleado en terapia. Consiste en el aprendizaje de ejercicios alternativos de tensión y distensión en distintos grupos musculares. La tensión muscular y la tensión psíquica guardan cierta relación, de forma que una excesiva tensión muscular en determinadas zonas corporales puede provocar también tensión psíquica o incluso dolor. De la misma manera, la distensión muscular favorece la distensión psíquica, creando una sensación placentera y reconfortante.

La práctica repetida del procedimiento ayuda al paciente a discriminar la experiencia de tensión y a emplear respuestas de relajación frente a ella. Posteriormente aprenderá a identificar en situaciones cotidianas las señales de tensión y podrá relajarse in situ.

RELAJACIÓN PROGRESIVA DIFERENCIAL

Este modo de entrenamiento en relajación pretende que el paciente aprenda a tensar exclusivamente aquellos músculos relacionados con la ejecución de una tarea.

Es un entrenamiento en conciencia corporal muscular. Requiere de un entrenamiento previo en el procedimiento básico.

Está indicado para personas que tensan musculatura no relacionada con la actividad que realizan o aquellas que han desarrollado patrones tensionales crónicos.

RELAJACIÓN PASIVA

En este caso no se utilizan los ejercicios de tensar músculos, sino la voz del terapeuta para dirigir la atención del cliente a los grupos musculares, haciendo referencia a sensaciones de peso y calor. Está indicada para personas de edad avanzada o con problemas físicos que desaconsejan los ejercicios de tensión.

VISUALIZACIÓN O RELAJACIÓN EN IMAGINACIÓN

Consiste en entrenar al paciente para evocar mentalmente una escena que tenga un valor especial para tranquilizarle. El paciente aprende también a asociar esta escena a determinadas palabras de contenido relajante que ayudan a potenciar el efecto beneficioso.

ENTRENAMIENTO AUTÓGENO

La relajación autógena se basa en las representaciones mentales de las sensaciones físicas. Actúa sobre el sistema nervioso autónomo y reestablece el equilibrio entre sus ramas simpática y parasimpática.

Los ejercicios consisten en centrar la mente en fórmulas cortas y repetitivas e imaginar de forma intensa lo que sugieren. Es un procedimiento muy estructurado con dos ciclos:

  • El grado inferior se compone de siete ejercicios de relajación que mediante autosugestión dan lugar a sensaciones sucesivas de reposo, pesadez, calor en brazos y piernas, descenso del ritmo cardíaco y respiratorio, calor en el plexo solar y frescor en la frente.
  • En el grado superior se tratan los problemas mediante la sugestión (imaginación) hasta lograr solucionarlos o mitigarlos.

RESPIRACIÓN PROFUNDA

El objetivo es sustituir nuestra habitual respiración superficial, que utiliza tan solo una parte de la capacidad pulmonar, por una respiración correcta que permita la adecuada oxigenación del organismo, una reducción del esfuerzo realizado por el corazón y una menor intoxicación general de nuestro cuerpo.

La respiración profunda es un método de autocontrol potente. Produce efectos fisiológicamente tan beneficiosos como los que provoca la relajación. Los mejores resultados se conseguirán combinando ambos procedimientos.

La respiración, para ser útil, tiene que convertirse en un instrumento de fácil uso. Por ello, es necesario practicar en situaciones cada vez más reales pasando después, como en la relajación, a situaciones menos confortables que nos producen emociones negativas hasta llegar a automatizar su control.

TÉCNICAS DE MEDITACIÓN

Su objetivo es modificar el estado mental del paciente consiguiendo que disminuya la tensión y aumente su tranquilidad.

Existen cuatro tipos fundamentales:

  • Repetición mental de un mantra.
  • Repetición física.
  • Contemplación del problema.
  • Concentración visual.