Llámanos 948 20 41 89 Primera cita Gratuita

Tratamiento de parafilias

Llámanos 948 20 41 89 PRIMERA CITA GRATUITA
948 20 41 89 Primera cita Gratuita
Contacto

Tratamiento parafilias

Existen impulsos sexuales intensos, recurrentes y poco habituales denominados parafilias.

Las parafilias se caracterizan como impulsos sexuales intensos y recurrentes, fantasías o comportamientos que implican objetos, actividades o situaciones poco habituales. En LC Psicólogos ofrecemos tratamiento de parafilias.

Las más frecuentes son:

  • Exhibicionismo: El placer sexual se obtiene al asustar o crear pánico a otros mediante la exposición por sorpresa del cuerpo desnudo (o de alguna de sus partes). También se considera exhibicionismo la necesidad de ser visto para poder llevar a cabo el coito.
  • Froteurismo o tocheurismo: La persona obtiene placer sexual entre la multitud frotando sus genitales contra personas desconocidas.
  • Fetichismo: Necesidad de utilizar objetos o talismanes de la pareja para poder excitarse.
  • Pedofilia: Atracción sexual por los niños.
  • Masoquismo o duololagnia: La obtención del placer sexual va ligada a la propia humillación, tortura, abuso o sufrimiento moral o físico (al recibir cachetes, latigazos, pellizcos, etc.).
  • Sadismo: La experimentación del placer erótico se produce al provocar dolor físico o humillación en la pareja.
  • Transvestofilia: La estimulación sexual depende del hecho de vestir prendas del otro sexo; especialmente prendas interiores.
  • Voyeurismo: Excitación producida al ver, sin su consentimiento, a otras personas realizando el acto sexual. El voyeurista, buscando incrementar su excitación, llega a arriesgarse a ser descubierto.
  • Triolismo: La excitación depende de observar abiertamente a la propia pareja manteniendo relaciones con una tercera persona.
  • Erotofonofilia: Atracción por realizar llamadas telefónicas (normalmente anónimas) utilizando lenguaje erótico u obsceno.
  • Doogging: Excitación sexual al ser observado practicando sexo al aire libre o en el coche.
  • Ecouteurismo: Escuchar sin consentimiento a otras personas que mantienen relaciones sexuales.
  • Hipoxifilia o asfixiofilia: Los asfixiófilos hallan placer sexual por la asfixia, ya sea viéndola en su pareja o autoproduciéndosela. La mayoría de los asfixiófilos no suelen pasar de un primer grado. Aun así, continúa siendo una práctica muy peligrosa, ya que la falta de oxígeno en el cerebro puede provocar daños irreversibles.

Estos trastornos producen malestar al sujeto o deterioro social, laboral, etc. En algunos casos, se trata de delitos sexuales. Por estos motivos, cuando tras analizar los factores intervinientes se aprecia la presencia de problemas, es importante iniciar un tratamiento de parafilias adecuado.

En LC Psicólogos estamos para ayudarte. Llámanos.